21 abril 2013

LUCHA CONTRA EL CHAGAS: CUESTIÓN DE HUMANIDAD

ENTREVISTA CON PEDRO ALONSO | UNO LOS PRINCIPALES INVITADOS a LA “SEMANA CHAGAS: ENFERMEDAD DESATENDIDA”.

Pedro Alonso viene del Hospital Clínico de Barcelona, “donde hay libertad”, dice él. Ahí se hizo una de las primeras cirugías fetales del mundo. Dice que eso se logra dejando espacio, no queriendo reglamentarlo todo, confiando en la cultura de innovación; y también dice que vio esa misma cultura de innovación en la Plataforma de Atención Integral a Pacientes Adultos con Enfermedad de Chagas de Bolivia. La Plataforma busca fortalecer al Programa Nacional de Chagas con el apoyo del CRESIB-IsGlobal (Barcelona, España) y CEADES: Salud y

Medio Ambiente. Todas estas instituciones (a las que se suman DNDI, Mundo Sano, COHEMI-UE, AECI-UE, la Plataforma de Investigación Clínica en Enfermedad de Chagas y la Universidad Mayor de San Simón) acaban de celebrar en Cochabamba la “Semana Chagas: Enfermedad desatendida”.

OH!: ¿Qué le ha parecido lo que ha visto?

Es la primera vez que vengo a Bolivia y reconozco que me ha impresionado mucho. El concepto de desarrollar un modelo de atención integral al enfermo chagásico, imbricado en el sistema público de salud, que además sirva como una plataforma desde la cual también ayudar a generar conocimiento en beneficio de esas poblaciones, me parece una forma de cooperación de vanguardia: una colaboración entre iguales que aporta beneficios reales.

OH!: Además, como un boomerang, puede llevar beneficios a España…

Efectivamente. La globalización también es movimiento de personas, de microbios, de parásitos. Nos enfrentamos a retos que hace 15 años nadie se hubiera imaginado. Tenemos centenares de pacientes en tratamiento en el Hospital Universitario de Barcelona y ha habido casos de transmisión vertical (de madre a hijo) en Europa. Esto llevó a instalar, de forma rutinaria, en Cataluña y pronto en toda España, los mecanismos para saber si las mujeres latinoamericanas embarazadas están infectadas o no. Lo mismo en los bancos de sangre. En EEUU ahora están empezando a copiar el modelo nuestro en Texas y en otras zonas con migración que viene de regiones endémicas. La población emigrante es también población nuestra.

OH!: Cuéntenos más de la posibilidad de exportar este modelo a otros países.

El Chagas es un problema americano, va desde el sur de México hasta Argentina. Ha tenido un cierto estigma, creo que es razonable decir que muchas sociedades han tratado de ignorarlo. El caso de México es particularmente llamativo. Es cierto que es un parásito muy complejo.En otras enfermedades transmisibles haces preguntas que te llevan a un panorama claro y en Chagas no podemos tenerlo tan claro; pero también se refleja que ha habido poco esfuerzo de inversión en investigación, conocimiento y desarrollo.

OH!: ¿Desde cuándo es que está ocurriendo el cambio de interés?

Yo creo que está ocurriendo ahora, ¿sabes? Y Bolivia está tomando un papel de liderazgo continental. Es legítimo decirlo. Que se organice la “Semana Chagas: Enfermedad desatendida”, con 400 o 500 participantes que vienen de todas partes, en sí ya es un reconocimiento.

OH!: ¿Es importante la asistencia o ayuda de España?

En este sentido ha sido muy importante y visionaria. Es clave que el apoyo se sostenga, lo cual no va en contradicción con la necesaria apropiación y el liderazgo por parte del sistema público del país. Pero todos necesitamos de mecanismos de colaboración. DNDI, por ejemplo, es un mecanismo público-privado que ayuda al desarrollo de nuevos fármacos contra enfermedades olvidadas. En cuanto al esfuerzo de los ciudadanos españoles que a través de sus impuestos, dedican fondos a la colaboración para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más desfavorecidas del planeta, me cuesta imaginar mejores ejemplos en los que deberíamos invertir fondos. El apoyo debe mantenerse.

OH!: El Chagas una de las enfermedades “desatendidas” ¿A que se atribuye el denominativo?

Esto se relaciona a un fenómeno que refleja lo que los economistas llaman una falla de mercado. Esto es reconocer que el grueso de la investigación, innovación y desarrollo de productos sanitarios que ocurre en el mundo viene guiado por las fuerzas del mercado. Un ejemplo: ¿Es la disfunción eréctil un problema importante? A lo mejor no; pero hay mercado, entonces habrá investigación. Hay enfermedades que se afectan específicamente a sectores más desfavorecidos o pobres de nuestra población mundial. Puede que haya una gran carga de enfermedad, pero no hay mercado. Ahora, muchas veces caemos en el simplismo de decir que las empresas farmacéuticas son todas muy malas y perversas. Hay que ser un pelín más sofisticados. El problema es que si el gerente de una de ellas despierta una mañana y decide invertir 1.000 millones de dólares en una vacuna contra la malaria, quizá antes del medio día lo hayan echado porque se haya hundido la cotización en bolsa de la compañía. A pesar de que la malaria cause 250 millones de casos clínicos al año, se da en poblaciones que no tienen capacidad de pagar.

OH!: En España conocieron al Chagas gracias a los migrantes bolivianos. Son sobre todo unas señoras que empezaron a recibir atención en su consulta y que luego permitieron que esa colaboración llegara a fortalecer el Programa Nacional de Chagas en Bolivia. ¿Qué opina de esas embajadoras de migración y salud?

En realidad empezó todo con dos jóvenes varones bolivianos que murieron en nuestro hospital. Se hace la autopsia. ¿Y de qué han muerto estos jóvenes? De Chagas. Y fue empezar a rascar: a ver, a ver, a ver, ¿qué es esto? El Dr. Gascón, el Dr. Muñoz, la Dra. Pinazo son los que —a partir de esas señoras— han identificado el problema y han dicho “vamos a abordarlo”; por lo tanto, es el factor humano: las personas correctas, movidas por intereses genuinos. Ésa es la clave. Empezar a destapar un problema oculto y poner lo mejor que tenemos, que es el talento y la pasión de gente como Gascón, Pinazo, en Bolivia Torrico y todo el equipo, y ahora Rafa Vila San Juan, al frente de nuestro laboratorio de ideas.

OH!: ¿Volvemos a pensar en la gente que nos ha llegado y creemos que somos suertudos?

¡Que no! Los suertudos somos nosotros. Nosotros somos los que estamos honrados por esta colaboración. Por ejemplo, el pueblo que conocí esta mañana: Punata. ¿Dónde está Punata? ¡¿Qué trae a alguien a montar eso, tan digno, tan imbricado en el medio? Esto es de alguien visionario, con el corazón en el sitio correcto, con una motivación y una manera de hacer las cosas. Si se crea ese ambiente, no queda más que ser optimista. Estamos comprometidos y venir acá era, primero, para entender; dos, para aprender; y tres, en la pequeña medida que yo pueda, apoyar.

OH!: Hablando de ese tercer verbo en infinitivo, ¿cuánto pueden apoyar el nombre y el peso de Pedro Alonso a que la experiencia de la Plataforma siga durando?

Sí. Ahora nos hemos ido a comer porque quería hacer un poco de reflexión con el equipo (del IsGlobal). Y nos hemos dicho, a ver, ¿qué hemos visto esta mañana? ¿Cómo lo interpretamos? ¿Qué quiere decir esto para nosotros como institución y qué quiere decir en cuanto a nuestras obligaciones con nuestros socios? Y no sobreestimes lo que pinta aquí el pobre Pedro Alonso, pero el resumen es que la institución va a estar comprometida y va a tomar esto como lo que es, una de las operaciones más importantes en las que podemos colaborar con nuestro grano de arena. Así se lo haremos saber al Embajador, al Secretario de Estado, al Ministro, a quien tenga a bien oírnos: la institución estará comprometida en continuar la colaboración con CEADES y con las instituciones bolivianas. Nuestra decisión ya era firme antes de venir; pero después de ver lo que hemos visto hoy, lo es más. Pondremos nuestro peso detrás. Estamos muy satisfechos y honrados por esta colaboración y estaremos aquí mientras nos quieran y nos dejen (ríe).

Perfil Pedro Alonso,

Actor de salud global

El Prof. Pedro Luis Alonso es actualmente Director de ISGlobal, Director del Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona (CRESIB), Jefe del Servicio de Salud Internacional y Medicina Tropical del Hospital Clínic de Barcelona, Catedrático de la Universidad de Barcelona y Presidente de la Junta de Gobierno de la Fundación Manhiça / Centro de Investigación en Salud de Manhiça, CISM (Mozambique). Algunos de sus trabajos más importantes se han llevado a cabo en el campo de la malaria, consiguiendo el desarrollo y pruebas de nuevas herramientas de control para la prevención o el tratamiento de Plasmodium falciparum. Actualmente, es presidente del comité director de la Alianza Científica para la Erradicación de la Malaria (MESA) y miembro del Comité Asesor en Políticas de Malaria de la OMS. Ha publicado más de 300 artículos en revistas con revisores externos. (Texto: IsGlobal)