24 junio 2012

Positivo avance contra el mal de Chagas

Por: AGUSTÍN SAAVEDRA WEISE Excanciller, economista y politólogo www.agustinsaavedraweise.com | 24/06/2012 | Ed. Imp. Opinion.com.bo
Las noticias internacionales divulgaron pocas semana atrás algo que casi pasó desapercibido en nuestra Bolivia, como siempre sumida en sus tristes rencillas internas. Un grupo multinacional de científicos -trabajando en conjunto- logró decodificar el genoma de la vinchuca, el insecto transmisor del temible y endémico mal de Chagas que asuela gran parte de América Latina, donde hay millones de infectados, la mayoría en zonas marginales de gran pobreza.

Los especialistas explicaron que el trabajo abre una “puerta gigante” para encontrar alternativas de combate contra este mal. El descubrimiento fue presentado en la Argentina y su resultado publicado en una página web (www.vectorbase.org).

El código genético de la vinchuca tiene 700 millones de letras. Ya se conocía el genoma del parásito causante del Chagas (Tripanosoma cruzi) y ahora, con el conocimiento del genoma del insecto propagador, se acrecienta la esperanza de poder controlar mejor al Chagas.

Este es un logro –del que participaron investigadores argentinos, brasileños, canadienses, estadounidenses y de otros países- realmente crucial para iniciar de aquí en adelante procesos capaces de reducir drásticamente la propagación de esta terrible enfermedad e inducir mejores métodos de tratamiento para los infectados.

Las vinchucas son ubicuas, hasta se han globalizado. Ya no son patrimonio de zonas tropicales, pues se las encontró en la Patagonia y otras latitudes. Los bichos se refugian en camas, bolsos, grietas, se meten en los roperos, etc. Pueden viajar hasta en la ropa o en las maletas de sus potenciales portadores. No en vano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció tiempo atrás que la infección de Chagas mediante la vinchuca pasó a ser un tema universal.

Así como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) es peste epidémica en gran parte de África, los expertos internacionales consideran que el Chagas es el equivalente de ese terrible mal para Latinoamérica. Mayor razón entonces para combatirlo, máxime si ya se cuenta con algunos instrumentos esenciales, entre ellos nada menos que el genoma de la vinchuca.

Confío en que las autoridades sanitarias de Bolivia se acoplen pronto al carro de estos vitales descubrimientos y realicen esfuerzos para seguir adelante con sus investigaciones propias o programas. El mal de Chagas es controlable si se puede controlar al vehículo de la infestación. Ahora, con el genoma del transportador, ese camino se podrá facilitar. Ojalá que alguien en nuestro país ponga manos a la obra.

Nosotros solamente difundimos lo ocurrido en el campo investigativo. Son otros los responsables acá de ejercer acciones. Sobre todo, es imprescindible trabajar para evitar mayores propagaciones del mal de Chagas, que es transportado por la malévola vinchuca en el ámbito interno y también en otras partes del continente donde abunda este dañino insecto.